Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Digital Intimacy
Digital Intimacy

Estar presente es muy difícil, es una cualidad que hemos perdido. Ahora estamos en constante traslación. Nuestros cuerpos viajan por las nubes de datos que nos rodean ayudados por dispositivos tecnológicos. Estos álter egos desmaterializados generan una dislexia de identidad y una competencia con nuestra capacidad para tomar decisiones de manera independiente. Estas identidades digitales no son meras réplicas del mundo físico, aunque estén construidas a partir de él. Están basadas en algoritmos que nos conocen, nos reconocen, nos ayudan, toman decisiones por nosotros, nos manipulan e, incluso, nos predicen. Tienen un tiempo y un espacio propios que nos rodea, aunque no lo podamos ver. Vivimos en una realidad mixta, entre el mundo físico y el virtual.

Cualquier intento de construir muros –físicos o figurados– que separen un dentro de un fuera, que protejan un espacio de poder de un espacio de libertad, que alejen a una persona de otra o que frenen la expansión de un virus, están abocados al fracaso. La arquitectura ha perdido su capacidad de autonomía y el arquitecto su capacidad de imposición sobre el resto de la población. Solo reconociendo la hiperrealidad como cualidad básica de todos los contextos urbanos podremos explorar sus posibilidades de futuro, proponiendo arquitecturas críticas que nos ayuden a ser más conscientes de nuestras formas de vida.

Digital Intimacy actúa como una jaula y, a la vez, como un puente. Una cámara de reconocimiento facial captura 1,300 puntos del rostro de cada visitante, huellas biométricas, únicas e intransferibles. Estos puntos, su color y su posición relativa pasan a formar parte de una base de datos que acumulan todos los rostros de todos los visitantes que han sido capturados por la cámara. Las tres pantallas actúan como una gran ventana inmersiva al interior de esta nube, que nos rodea y a la que pasamos a formar parte en el momento en el que decidimos acceder a ella. Una nube generada en tiempo real, donde cada instante es diferente, impredecible e irrepetible.

Digital Intimacy
Digital Intimacy

Madrid, España
Febrero 2020

 

Superficie
9 m2
Presupuesto
2.000€
Fotografías
Paco Gelardo

Digital Intimacy

Hyper Studio
Cristóbal Baños Diego Iglesias